Skip to main content

La compra de bienes inmuebles en pareja, ventajas y desventajas

By 10 mayo, 2022Sin categoría

Comprar una casa como pareja, ya sea casada o no, ofrece muchas ventajas y desventajas que se deben tener en cuenta para evitar riesgos futuros innecesarios. Esto es definitivamente muy importante, por lo que en este artículo responderemos algunas dudas sobre comprar una vivienda en pareja.

Ventajas de la compra de bienes inmuebles en pareja

Existen muchas ventajas de comprar una vivienda en pareja. En términos generales, existe mayor posibilidad de pago y se puede acceder a un préstamo más elevado. La cantidad económica a la que se puede acceder a través de un préstamo entre parejas es mayor porque en realidad equivale a la cantidad total que obtendrían ambos por separado. 

En este contexto, habitualmente el banco ofrecerá mejores condiciones de pago, puesto que existe una mayor garantía de que recupere su inversión. De hecho, se puede recurrir a demandar el pago de la sociedad de gananciales (relación de pareja casada) y al patrimonio privado.

Por otro lado, la deuda compartida es más fácil de solventar, porque existen gastos compartidos. Entonces, si la pareja prefiere elegir una casa que requiera una cantidad considerablemente menor a su capacidad de pago tendrán un margen mayor de maniobra en caso de que surjan imprevistos. Por ejemplo, en caso que un miembro de la pareja se quede en paro, hay mayor margen para afrontar la deuda. Esto se traduce en una capacidad mayor para responder al préstamo hipotecario.

Principales desventajas de adquirir un inmueble en pareja

Lamentablemente, a veces las parejas sucumben a sus diferencias y, como resultado, se produce una ruptura. Sin embargo, esto no termina las responsabilidades adquiridas referentes al préstamo hipotecario. Por lo tanto, aún deben hacer frente al pago de la hipoteca. En ese contexto, existen diferentes escenarios que pueden ser considerablemente negativos.

En virtud de la certeza de que pueda producirse la separación o el divorcio, haber comprado un inmueble en pareja se convierte en un inconveniente. Al igual que ocurre con otros aspectos de la sociedad de gananciales, tanto las hipotecas como el inmueble deben dividirse, pues en esencia pertenecen a ambos. Por eso, tanto la mitad del préstamo como del inmueble son de cada uno. Entonces, en ese contexto surge un inconveniente mayor, puesto que ambos son responsables del pago del préstamo hipotecario. Al mismo tiempo, ambos tienen derecho a la vivienda, pero la convivencia ya no es posible.

Los aspectos mencionados anteriormente corresponden a rupturas de parejas casadas. Sin embargo, para las parejas no casadas los riesgos son mayores. De hecho, como resultado de comprar una vivienda como pareja no casada no existe ningún amparo legal sobre el inmueble o las deudas adquiridas. La única excepción en este caso es si existe algún acuerdo que se haya elevado a escritura pública. Con todo, el reparto de bienes en estas circunstancias es realmente complicado.

Por lo tanto, en un escenario de este tipo lo mejor es buscar la asesoría de los abogados de derecho inmobiliario, pues son expertos en el tema. Habitualmente asesoran asuntos relacionados con la compra de bienes inmuebles en pareja, ventajas y desventajas.